SEO Semántico: Qué es y cómo hacerlo

SEO Semántico: Qué es y cómo hacerlo

Lejos de lo que muchas personas piensan, el SEO no es algo tan estático como podría parecer a priori. Aunque los principios en los que se basa el algoritmo de Google siguen siendo los mismos, lo cierto es que a lo largo de los años ha ido evolucionando para acercarse cada vez más a lo que los usuarios necesitan y quieren. Y a los SEO no nos queda más que mantenernos al día y adaptarnos para poder seguir estando en la cabecera de la carrera por el posicionamiento en Google. Una de estas evoluciones es el SEO Semántico.

¿Qué es el SEO semántico?

Lo cierto es que el SEO Semántico existe casi desde los inicios de Google, al menos de manera conceptual, si bien fue con la actualización de Hummingbird cuando realmente se puede hablar de la implantación del SEO Semántico. ¿El resultado? Aunque aún falta mucho para que los buscadores sean capaces de captar los matices del lenguaje, el resultado son unas respuestas más humanizadas y adaptadas al usuario, de manera que “se interpreta” la intencionalidad del usuario y se le muestra la información más acorde.

Por tanto, podríamos decir que el SEO semántico es la evolución en la que no solo se muestra la información basándose en el análisis de palabras clave como tal, sino también en la relación con otras palabras y el contexto, siendo capaz de interpretar sinónimos y palabras relacionadas. Es lo que se conoce como Indexación Semántica Latente (ISL), que asume que las palabras que se encuentran cercanas entre sí mantienen una relación. Es decir, pone la palabra clave en un contexto, para lo que necesita analizar las palabras del entorno.

Ejemplo de resultados de SEO Semántico

El ejemplo más claro de SEO semántico son las búsquedas que ofrece el knowledge graph de Google, un formato de resultado de búsqueda que ofrece de manera rápida la información más relevante sobre la búsqueda realizada. Así, si realizamos la búsqueda “Quién es el autor de El Principito”, Google devuelve una rich card en la que nos indica, directamente, que el autor es Antoine de Saint-Exupéry y la información más relevante sobre éste. Así, Goolge lo que hace es interpretar que lo que queremos es información sobre el autor de este libro y no sobre el libro en sí y ofrecerlo en una ficha para que no tengamos ni que entrar en la página de destino.

seo semantico el principito

¿Cómo hacer SEO semántico?

Para adaptarte a los cambios de Google y hacer SEO semántico en tu web, debes prestar atención a los siguientes aspectos:

  • Riqueza en el contenido

Lo de aumentar la densidad de las palabras clave quedó desfasado, pero utilizar sinónimos únicamente no es aplicar los principios del SEO semántico. Aunque el uso de sinónimos es importante, también debemos utilizar términos que nos permitan poner nuestras palabras en un contexto para que, tanto el usuario como Google, sean capaces de interpretar el sentido de nuestros contenidos y mostrarlo a aquellos usuarios a los que tengan la intención de encontrar la información que nosotros ofrecemos.

De esta manera, para los SEO se reduce la necesidad de utilizar la palabra clave de manera reiterada y se consigue un contenido mucho más cercano al lenguaje natural mediante el uso de sinónimos y la contextualización.

  • Datos estructurados

Mediante los datos estructurados marcamos la información de nuestro sitio web mediante etiquetas (que el usuario no puede ver, pero los bots sí) para proporcionar información de nuestro contenido a los buscadores, facilitando su trabajo.

A través de los datos estructurados, Google es capaz de generar resultados más precisos y relevantes y de ofrecer fragmentos enriquecidos en los resultados (rich snippets) que proporcionan una mayor visibilidad al mismo y, por ende, aumentan el CTR. Un ejemplo de rich snippets es el que encontramos en las recetas de cocina, donde además de la valoración de los usuarios, aparecen la imagen destacada del plato preparado.

rich snippes

Como habrás comprobado a estas alturas, adaptarse al SEO semántico no es tan complicado y nos puede traer muy buenos resultados -o muy malos si decidimos no adaptarnos a los cambios de Google-. Ya se sabe: renovarse o morir. Y tú ¿qué decides? ¿quieres quedar relegado a la tercera página de Google o has empezado ya a realizar seo semántico en tu web?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *