5 pasos para usar entrevistas como táctica de link building

5 pasos para usar entrevistas como táctica de link building

Hay una cosa que me pasa mucho. Leo a gente muy buena en esto del SEO que publican artículos en sus blogs donde me descubren curiosas tácticas de link building… pero resulta que las despachan en tres líneas. A lo mejor en cuatro. Sin entrar en materia, sin chicha, casi como si fuese por cumplir.

Entiendo que este es un sector muy proclive al secretismo y que mucha gente prefiere guardarse sus éxitos, y las acciones que les han proporcionado sus éxitos. Lo respeto, pero dentro de esa necesaria confidencialidad creo que podemos irnos un poquito más de la lengua.

Una de estas tácticas de link building que suelen mencionarse de pasada (y que a mí me llamaba mucho la atención) es el uso de entrevistas para lograr enlaces.

Como nunca he leído nada más allá de uno o dos párrafos sobre el tema, me he puesto manos a la obra. Con este artículo busco contaros qué he aprendido de usar las entrevistas como contenido único para conseguir que me linken.

Espero que, si os gusta, copiéis todo lo que podáis… pero, como hacen los buenos artistas, copiando bien 🙂

Ventajas de las entrevistas en nuestra estrategia de link building

0. Encuentra a alguien a quien entrevistar (y entrevístale)

Vale, el punto 0 siempre es un poco así. Un poco obvio. Obvio pero necesario.

Mis recomendación en este aspecto es que… ¡no te preocupes! Hay muchísima gente a la que entrevistar. Simplemente, asegúrate de que tienen una web, porque ese es el enlace seguro que tendremos (luego, al compartir, pueden caer otros, eso sí).

Obviamente, si entrevistas al nuevo Nobel de literatura, Bob Dylan, vas a tener una entrevista mucho más potente que si lo haces con alguien más humilde. Pero claro… ¿tienes acceso a Bob Dylan?

Ajá.

Ya decía yo.

Pues nada. Busca a alguien de tu sector, con página web, y adelante. Luego puedes intentar aspirar a más: alguien medianamente famoso, un youtuber, que tenga un dominio con mucha Autoridad… esto lo dejo a tu elección.

Seguimos:

1. Contenido 100% único

Bueno, contenido único… en principio lo es, ¿no? Muy mal se tendría que dar la cosa para que le preguntases lo mismo que ya le han preguntado antes y que además te contestase lo mismo. Lo que quiero decir es que no copies la entrevista, ¡cúrratelo un poco!, busca información e intenta sorprender con preguntas que no le hayan hecho antes.

Esto de ser original puede hacer que la pieza mejore muchísimo. Imagina que eres un famoso SEO y tienes que responder a 50 entrevistas que preguntan “cómo empezaste en esto del SEO”, “qué es lo que más te gusta del SEO” y “¿Seguirás siendo SEO de aquí a 10 años?”. Obviamente, acabarás hasta el gorro de contestar todo el rato lo mismo. Olvídate de eso y haz preguntas complejas, interesantes y con chicha. Conseguirás que el entrevistado se lo pase bien… y, seguramente, le entren más ganas de compartir la entrevista en su blog o sus redes sociales.

Aprovecha, además, la entradilla y el cierre de la entrevista (es decir, la presentación del personaje y el porqué de entrevistarle, así como los agradecimientos finales o conclusión) para aportar todavía más contenido único que no se haya visto en otros sitios. Con esto, en principio, lo tendremos listo.

Y, bueno, dicho así suena un poco mal, pero es cierto: si haces las entrevistas vía email te ahorrarás escribir la mayoría del contenido (si estás leyendo esto estoy seguro de que sabes el tiempo que se invierte en escribir 1.000 palabras). Si no es así y te curras una entrevista que luego debe ser transcrita, puedes emplear programas de transcripción de audio que te solucionen la papeleta (aunque tampoco es para tanto, hombre).

2. Las fotos de la entrevista

Si tienes la posibilidad de realizar la entrevista cara a cara, lleva una cámara y haz fotos. Una foto del entrevistado y otra del entrevistado en el lugar donde estéis podría ser perfecto. O sea: si estás entrevistando a un informático, no olvides hacerle una foto tecleando; si estás entrevistando a un ebanista, sácale en su taller.

¿Por qué es tan importante esto? Seguro que has leído el artículo que escribí sobre cómo emplear imágenes para hacer link building, ¿no? Te lo dejo ahí enlazado, pero los puntos claves son:

  • Se trata de contenido único y, además, es tuyo.
  • Rankea en Google Imágenes (sí, la gente busca ahí también).
  • Podrás dejar que otros la usen a cambio de un back link a tu página.

3. Difusión, difusión, difusión

El contenido será el rey, pero si la gente no lo conoce será como si no fuese rey. Así que ya sabes, cuando publiques la entrevista…:

  • Contacta con el entrevistado y pídele que te enlace en su/sus páginas webs.
  • Difunde la entrevista en redes sociales (y si lo hace también el entrevistado, mejor que mejor).
  • ¿Tienes una lista de correo de gente del sector? Pues venga, dale al mailing.
  • Enlázala en foros del sector, o en el club de fans.
  • ¿Te ha dado alguna exclusiva? ¡Contacta con medios de comunicación/ofrécela como nota de prensa!

4. Actualiza la entrevista a lo largo del tiempo

No, no vamos a cambiar las palabras de la persona entrevistada, pero sí tenemos la posibilidad de refrescar la que ya tenemos publicada (bueno, tal vez en el futuro le podamos hacer otra, pero vamos a pensar en maximizar esta que ya tenemos).

Por ejemplo: si es una actor de teatro, a lo largo de los años participará en distintas obras. Aprovecha esto para retocar la noticia y, en caso de que puedas aprovechar, también para volver a compartirla en redes sociales. Darle una nueva vida, vaya.

Échale imaginación. Si es el autor de un libro, piensa en que seguirá publicando. Si entrevistas a un carpintero, seguro que a medida que pase el tiempo tendrá nuevos trabajos de los que se sienta orgulloso. Si hablamos de un formador o un profesor, seguro que participa en debates, ponencias o da nuevas clases.

josep lluis anchor text5. La postentrevista: vigilando los enlaces

Lo típico: la marca de tu cliente tiene personalidad (como mi apellido compuesto, por ejemplo) y a la hora de enlazarte se equivocan (cambian una letra, un nombre catalán se castellaniza, hay una pequeña errata… lo que sea).

No es un problema sin solución, pero asegúrate de que el anchor text de los enlaces está lo más cuidado posible.

Obviamente, yo no le pediría a nadie que enlazase mi página www.victormartinpozuelo.com como “consultor SEO” (canta bastante que quiero posicionar para “consultor SEO”, ¿no?) pero sí me gustaría que pusiesen Víctor Martín-Pozuelo en el anchor text. Lo normal es que, si te enlazan 50, alguno se equivoque. A lo mejor me cambian el nombre por Víctor Martín, o por Vicente Martín-Pozuelo, y no me interesa que suceda eso (¡mi nombre no es ese, leches!).

¿Por qué es importante esto? Al margen de tecnicismos SEO y entrando en el buen servicio al cliente, nos interesa que las páginas que nos enlacen lo hagan adecuadamente. Imagina que tu cliente se llama “Online Zebra” y alguien lo enlaza como “Online Cebra”. Lo normal será que Online Zebra se queje 🙂

Si sucede algo como esto, no hay nada más rápido que un email o una llamada telefónica advirtiendo, amablemente, del pequeño error. Tranquilo, que Google no nos va a machacar por esto. Simplemente, está bien cuidar los detalles.

¿Has empleado las entrevistas como técnica de link building? Cuéntanos qué tal salió la experiencia, qué conseguiste o qué crees que falló (si no tuviste los resultados que esperabas). ¡Esperamos tus comentarios!


Autor: Víctor Martín-Pozuelo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *