404 Not Found: qué es y cómo solucionarlo

404 Not Found: qué es y cómo solucionarlo

Estás navegando por un sitio web y, de repente… “404 Not Found”. Seguro que te ha pasado más de una vez y más de una vez has querido llamar al gestor de la web en cuestión y cantarle las cuarenta. Porque encontrarse con un error 404 es una de las experiencias más nefastas que pueden darse en un sitio web.

También puede darse el caso contrario, y que seas tú el gestor de la web donde aparecen los errores 404. Si este es el caso, “keep calm and carry on”. Te contamos cómo detectar estos errores y cómo arreglarlos.

Qué es y qué causa el error 404

El código de respuesta HTTP 404 indica que la URL a la que estás intentando acceder no existe. Este hecho puede deberse a:

  • Página externa eliminada: a menudo estos errores se producen a partir de un enlace que tenemos en nuestra web y que dirigen a una página externa que ha sido eliminada.
  • Contenido interno eliminado: en numerosas ocasiones comenzamos a realizar cambios en nuestra web que implican cambios en las URL, bien porque eliminemos la página o bien porque cambiemos algún tipo de configuración que pueda afectarles, como es el caso de los “enlaces permanentes” en WordPress, que aplican cambios en la estructura de las URL. Cuando hacemos algún cambio de URL, la URL origen se pierde, por lo que al intentar acceder nos daremos de bruces con un “404 Not Found”.
  • Introducción incorrecta de la URL en el navegador: aunque son los menos, algunos usuarios introducen la URL directamente en el navegador y pueden hacerlo de manera incorrecta ¿resultado? La URL, mal escrita, no se encontrará, dando como resultado un código de respuesta 404 (¡uf!, menos mal que la gran mayoría confiamos en Google nuestras búsquedas, incluso para acceder a nuestra propia web).

Cómo detectar errores 404 en tu web

Existen numerosas herramientas para detectar errores 404, tanto gratuitas como de pago. Te mostramos algunas de ellas:

  • Google Search Console: es la herramienta estrella de los SEO también en este campo. Y además, gratuita. Accediendo al informe de “cobertura” podemos ver fácilmente cuáles de nuestras URL están excluidas por no haberse encontrado (404). El único “pero” es que, al ser de Google, esta herramienta solo nos reporta errores de Googlebot, obviando el resto de bots.
  • Screaming Frog: se trata de la herramienta de cabecera para el análisis de errores web. Aunque su versión de pago tiene muchas más funcionalidades, en su versión gratuita se pueden rastrear 500 url, por lo que para sites pequeños puede ser válida.

En la pestaña “Response Codes” podemos filtrar las URL de nuestro sitio según la respuesta del servidor, incluidos los códigos HTTP 404. De esta manera podemos acceder a todas las URL que nos reportan este error y exportar dicha información. Además, dispone de una funcionalidad adicional muy útil: permite exportar los datos de los enlaces que dirigen a páginas que dan error 404, donde se incluye la URL de referencia del enlace, el texto ancla o texto alt, y la URL de destino del enlace. Para exportar esta información se debe seleccionar, en el panel superior, “Bulk Export” – “Response Codes” – “Client Error (4xx) Inlinks”.

  • Semrush: se trata de una herramienta de pago muy útil para la monitorización de sitios web y posicionamiento, con muchas funcionalidades. Entre ellas, la de auditar el sitio web para la detección de mejoras. Creando un proyecto en Semrush y habilitando el “site Audit” podremos hacer un seguimiento de nuestro sitio, donde se incluyen los errores 404.
  • W3C link checker: se trata de una plataforma online gratuita que rastrea la web y reporta los errores 404 tanto internos como externos, además de otros códigos de respuesta que pueden resultar útiles conocer.
  • Check My Links: es una extensión de Chrome que nos permite detectar en un solo vistazo los enlaces rotos de una determinada URL. Aunque es útil para detectar rápidamente los enlaces con destino 404, se debe ir accediendo página por página, por lo que, si tenemos muchos enlaces rotos, el trabajo se vuelve tedioso y largo.

Soluciones al error 404

Aunque es natural que a lo largo de la vida de nuestra web aparezcan errores 404, lo cierto es que si éstos representan un alto porcentaje en nuestra web, puede terminar pasando factura a nuestro posicionamiento orgánico, ya que, por un lado, perdemos inevitablemente presupuesto de rastreo (crawl Budget) en páginas que no nos interesan y, por otro, proporcionamos una mala experiencia al usuario en nuestra web, lo que Google valorará como negativo, ya que su algoritmo tiene cada vez más en cuenta los factores relacionados con la experiencia de usuario. Por eso, te damos algunas pautas para que te deshagas de ellos cuanto antes.

  • Realizar una redirección 301: si hemos modificado la URL pero el contenido lo mantenemos, lo ideal es realizar una redirección 301 (permanente) que dirija al usuario (y a Google) de la URL eliminada a la nueva. No obstante, debemos tener en cuenta que, aunque redirijamos la URL, debemos realizar una modificación en la pagina de destino de los enlaces que conduzcan a la URL eliminada, ya que, si no, perderemos, una vez más, presupuesto de rastreo (crawl Budget), además de hacer esperar innecesariamente al usuario a que cargue la página final.
  • Eliminar las URL: en caso de que la URL haya sido eliminada y el contenido no vaya a volver a existir, lo mejor es indicárselo a Google para que deje de rastrearla y de indexarla. Esto podemos realizarlo de manera rápida y sencilla a través de la funcionalidad “eliminación de URL” de Google Search Console. Se debe tener en cuenta que únicamente se elimina la URL durante 90 salvo que, una vez la hayamos eliminado, marquemos el error como solucionado en el informe de “Cobertura”. En este caso, como cuando realizamos una redirección, debemos modificar los enlaces que conduzcan a la página eliminada.

Aunque lo ideal es minimizar el número de errores 404, siempre es positivo que, además, optimicemos nuestra página 404, ya que, con un poco de creatividad, podemos aumentar la satisfacción de los usuarios que lleguen a una página con este código de respuesta. Porque “los errores con gracia son menos errores”.

Y ahora, manos a la obra…



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *